Somos Espejo – Las Relaciones como un reflejo para el Emprendedor Consciente

Te levantas por la mañana, y en algún momento, una de las primeras cosas que haces es encontrarte con el espejo, ¿qué te muestra esa imagen?, en ocasiones te miras sin mayor detalle, pasando de largo sin tan siquiera saludarte, recibir el día, encontrarte contigo en esa bendición de volver a despertar.

En otras ocasiones, te encuentras con el reflejo de tus insatisfacciones o de tus alegrías, no sólo te miras el cuerpo sino también el alma que entre tus ojos aparece para recordarte tu historia, tus decisiones, tus miedos. Muchas veces para recordarte la parálisis de emprendimiento por la que has pasado luchando contra tu propio deseo de independencia, el hecho es que estás allí, frente a ti.

Cuando no te gustas

En www.emprendiendoconsciencia.com creemos que podemos ser muy críticos frente a un espejo. Rechazar nuestro aspecto, nuestro peso, nuestros años, criticar nuestro cabello, nuestra tez, buscar cambiarnos para parecernos muchas veces a un ideal, que ni siquiera entendemos muy bien por qué es ideal.

Algunas personas se hacen un montón de cirugías para ser iguales a alguna figura pública, y en ese acto, realmente están buscando más que su cuerpo, desean su fama, su seguridad o todo aquello que creen ver en ella. Eso que tú sabes que realmente no es el éxito, y que en nada se parece a la contribución que deseas hacer. Sin embargo, convivimos en un mundo lleno de personas con diversas conversaciones frente al espejo, y son esas personas quienes serán tus clientes, tus aliados, tus colaboradores, etc.

Un reflejo es el mensaje de tu inconsciente

Pero ¿sabes? se nos olvida la clave en este asunto, se trata de un reflejo y, como todo reflejo, como dice su definición muestra “un sentimiento, acto o movimiento que se produce involuntariamente como una respuesta inconsciente a un estímulo externo”. Respuesta inconsciente a un estímulo “externo”. Decimos entonces ¡yo no sé qué le ve!, y realmente es así, el otro ve lo que él ve y yo veo sólo lo que veo. Cada quien responde desde su óptica inconsciente.

De manera tal que realmente esa imagen que produce en mí, rechazo, inconformidad, desaprobación o miedo, no es una imagen materialmente real sino que es un mensaje “reflejo” de nuestro inconsciente que revela nuestro mundo interior, de allí que puedan existir tantas diferencias ante un mismo estímulo, tu puedes “verte fatal” y otros pueden ver en ti, belleza, esplendor, sabiduría y un sinfín de revelaciones de su propio inconsciente.

Es así como empezamos a notar que hay clientes “molestos o agradecidos”, colaboradores “comprometidos o perezosos”, ante los que nos sentimos de cierta manera, pero… ¿realmente qué pasa allí?

El espejo en el otro

Es así como los mejores espejos andantes son los otros a nuestro alrededor, entonces todo lo que veo en ellos, rabia, tristeza, amargura, dulzura, todo proviene de la respuesta involuntaria de nuestro revelador inconsciente, dicho sea “reflejo”, que además puede variar según el momento, el desarrollo de la relación y otras circunstancias que muestran escenarios para la manifestación de ese inconsciente.

Ahora bien, pensemos en una persona, tal vez un socio que me refleje un aspecto que juzgo negativo, quizá, por ejemplo, pienso que es egoísta conmigo, entonces, sin considerar que es un reflejo, actúo con él en consonancia con mi inconsciente, es decir, lo maltrato, lo rechazo o hasta le reclamo sutilmente.

Si en esa relación ese socio se conecta con la misma fuerza que impulsa ese reflejo, empiezan a enfrentarse dos imágenes de lucha y rechazo, que permiten la ilusión de separación entre una persona y la otra.

¿Qué pasaría si en ese momento al menos uno de ustedes se detiene para hacerse consciente de su reflejo?, seguramente dejarían de ver la imagen del gato que pelea frente al espejo. Este punto es tan importante, que lo ampliamos en nuestro Curso “Relaciones Milagrosas”.

Mantenerte despierto

Es entonces cuando sospechar en todo momento de tus pensamientos, de esas emociones que emergen aparentemente sin sentido, te permite entrar a través de la puerta de ese mundo oculto en donde colocamos lo que no se nos hace fácil manejar, y que por tanto, permite que opere la “Ley de nuestro mecanismo inconsciente” que reza ¡es mejor no ver!

Al emprender son múltiples las relaciones que se desarrollan, y en todas deberás estar consciente de tu propio reflejo para que puedas comprender cuando pueda aparecer el conflicto, entender sus causas y tomar acción para fortalecer la relación mientras sigues y sigues evolucionando como persona.

Descubrirnos es la aventura que rinde frutos en forma de paz, aunque amerite quitarnos máscaras, confrontarnos, hasta quedar desnudos frente a nuestro propio espejo.

Si fue de utilidad analizar el impacto de las relaciones como un reflejo de tu propio ser, comparte la información con otros y acompáñanos en nuestras redes sociales para seguir emprendiendo consciencia. Fans page e Instagram Emprendiendo Consciencia y nuestro sitio web www.emprendiendoconsciencia.com.

 

Carmen Ortiz

Mensajera global del modelo de emprendimiento Ético-espiritual, mantuvo una vida llena de títulos, cargos y logros profesionales de gran envergadura en los Estados Unidos. Luego de esta trayectoria de éxitos aparentes, experimentó el cierre de su empresa como el mayor milagro para su transformación. Ahora, comparte la síntesis de sus experiencias empresariales y personales con otros mensajeros que desean hacer la diferencia a través de los nuevos negocios conscientes.

WordPress Lightbox